Week in review

Semana de poco calado a resaltar

Davos y las declaraciones de los “grandes” líderes  mundiales, especialmente susceptibles a los tipos de cambio y a un dinero nervioso, buscando oportunidades; el impacto social de presidentes en el Dorchester; una creciente sensibilidad a la proliferación de armas nucleares por el mundo entre políticos que juegan a la división y una España cuya realidad contrasta las estadísticas de los políticos con la realidad inmersa en una gran confusión .

En el mercado financiero, empieza una semana en la que reinan las declaraciones ambiguas ante la evolución del tipo de cambio una vez más de la mano de la administración Trump. El secretario del Tesoro, Steve Mnuchin, opta por romper el “pacto de caballeros” entre las grandes potencias y  empuja a la baja la evolución del dólar con sus declaraciones diciendo que el dólar a la baja es “una buena cosa”, a lo que Draghi alude al pacto entre gobernadores de no hacer declaraciones al respecto. Al final vuelve el presidente el jueves aclamando al patriotismo del dólar fuerte. ¡Vaya lío! Volatilidad máxima y dólar en mínimos. 

Pero siguiendo con el tipo de cambio y sus mecanismos de ajuste, según los índices varios  y las estadísticas, el dólar sigue sobrevalorado, los déficits comerciales de 450 billones de Estados Unidos se compensan con los 420 billones de superávit de la eurozona. He ahí una ecuación simple que, a falta de diferenciales de inflación y otros factores,  ya lo dice casi todo. 

Primero fue Harvey Weinstein, el productor de cine, ahora son los presidentes del Dorchester que vienen a poner en contexto los excesos de una sociedad internacional decadente donde los dinosaurios siguen frenando el camino de la evolución e igualdad social. Siempre hay margen para contemplar excesos de interpretación entre feministas y medios y de la propia población femenina que lo explota, aunque al final el peso de la realidad es más que evidente.

Existe una inmensa preocupación entre los mandatarios visionarios con la proliferación de las armas nucleares. Un frente abierto en el desarme de Irán, y en los “juegos de guerra” con Corea del Norte. Mandatarios con visión corta y peligrosa y juego de toma de decisiones. Estos son solo algunos ejemplos de los varios factores que han contribuido a un proceso de paz de más de 70 años que ahora empiezan a caer en picado por nuevas gestas políticas que han heredado la manipulación y división como grandes virtudes- con el fin de tapar sus propias inseguridades- más que la empatía y unión de los viejos líderes.

Mientras tanto en España seguimos apáticos, confundidos, buscando cada vez con menos energía la sucesiones y la cohesión, la unión por encima de la división y de la manipulación de muy pocos, muchos en la sombra.  Última oportunidad perdida. Última oportunidad parece que para Puigdemont, que manda mensajitos a Comín diciendo que «esto se ha terminado». No nos caerá esa breva. Ojalá sea verdad y toda esta parodia nacional ponga su punto y final y volvamos a la normalidad, dejando atrás este espectáculo internacional que estamos dando. Se siente «sacrificado» el president cesado y jura dedicar su nueva vida a restaurar su credibilidad, ¡pues trabajo tiene! Mientras, en las fronteras, los policías revisan coches, en el Parlament alcantarillas, ¿cómo pretendían que llegara? La imaginación da para mucho en el tema catalán, ya lo hemos visto todo, o no. Torrent ha resultado no ser Forcadell, esperemos que reine en él la cordura. Ni Netflix hubiera sido capaz de crear un serial como este, ‘El Procés’, próximamente en cines.

Por cierto se agudiza el diferencial de nuestros bancos. Ya gana la juventud, personificada en una mujer, por una diferencia abismal 119 a 60 en “bills de dólares”. Y no hay factores especulativos,  sino realidades como la agilísima integración del Popular y los inmensos resultados de Brasil. O sea el ‘market cap’ del Santander ya dobla al BBVA. 

Quedamos atentos y seguiremos elaborando en siguiente “review”!!!

Rafael Salama Falabella

 

 

One thought on “Week in review

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *