Las “midterm” y la coyuntura nacional

Tensas vienen las ‘midterm elections’ que Estados Unidos celebrará en noviembre.

Visto lo visto, con el voto del Senado que ratifica la candidatura de Kavanaugh para el Supremo, sin importar las acusaciones de acoso sobre él, se demuestra la dimensión de la grieta entre la sociedad americana y de sus cámaras institucionales.

El frente económico sigue su dirección con un paro en mínimos, crecimiento y tipos al alza en su ya décimo año de expansión, con el bono del tesoro a 10 años ya acercándose al 3.5%, y con bolsas en máximos.

Sin duda, al igual que hay verano y primavera, habrá recesión, y llegarán el otoño y el invierno. Y aunque a veces el invierno se alargue algún año pasado Marzo, la primavera acaba llegando. Algo así decía en “Bienvenido, Mr. chance” Peter Sellers , el jardinero de profesión que llegó a candidato a la presidencia en su película de los 70.

El cuándo y el cómo vendrán determinados por factores externos como el precio del crudo, con Irán políticamente marginado, los aranceles y el comercio internacional, pero siempre dentro de la política de divide y vencerás. Vamos, que lo que se le quita a Irán se le da aIrán o a los Saudíes. Todo esto hace vaticinar un aterrizaje brusco en el que las herramientas monetaria y fiscal, que ya fueron utilizadas, no servirán.

En España seguimos a lo nuestro.

Nuestro circo especial que no cierra nunca temporada y amplía funciones, aunque las noticias de Cataluña cada vez son más aburridas y difíciles de explicar al inversor, que con razón empieza a detectar un enfoque cómico al exilio de Puigdemont, con su flequillo, su bufanda amarilla y sus mensajes cifrados. Mensajes como el de que era absurdo pensar que la independencia era la única solución, o el que lanzaba días antes poniendo el Parlament patas arriba para desoír al Supremo. Sus argucias desesperan a Inés Arrimadas, que sigue intentando convertirse en la Juana de Arco del Parlament. Esperemos que no sea la crisis catalana la Guerra de los Cien años y que Inés de Arco, digo Arrimadas, no tenga el mismo final que la heroína francesa.

Y al circo de Puigdemont, Arrimadas y demás han llegado personajes nuevos en este último año que lejos de hacer la función agradable y divertida, han logrado, y mira que era difícil, que sea más tensa si cabe. Quim Torra, que se permite poner un ultimátum al presidente del Gobierno, harta ya hasta a los suyos. Ni la ANC ni losCDR quieren ver su actuación. ¿Se estará fracturando el independentismo?

Lo increíble es seguir viendo Cataluña paralizada por los aniversarios de fechas que deberían caer en el olvido, como aquel 1-O. Y que este espectáculo siga acaparando las miradas de la prensa internacional que incrédula, relata cómo las calles se vuelven a llenar de gritos y enfrentamientos en la España Democrática del siglo XXI. “Bienvenido, Mr. Marshall”.

En lo nacional, los números de paro son feos, el crecimiento se ralentiza y la política no ayuda. Todos pendientes de Cataluña y de las sentencias de los tribunales por los casos de corrupción. ‘The Economist’ lo dice todo en su articulo “splitters are splitting” ahora “los agrietadores se agrietan”. Nada y todo ha cambiado, dice el semanario, y tiene razón. Y ahí en medio de las grietas, se mantiene Arrimadas enérgica, determinada y valiente al cambio. Luchando contra la infamia. En fin, algo de frescura y esperanza no está mal.

En la multinacional española tampoco se ve gran relevo. La mediocridad y la meritocracia siguen siendo las grandes corrientes que mueven todo. Y mientras, las empresas familiares pidiendo estabilidad política para generar empleo. En el plano internacional, muchos titulares sobre los cambios en la cúpula deGeneral Electric. Welch la dejó en $400 billones de valoración, Immelt en la mitad, y el último, Flannery, en otra mitad, con un consejero independiente teniendo que tomar las riendas.

 

Quedaremos atentos y pendientes de elecciones en Brasil, que pintan que van a segunda vuelta….

Rafael Salama 

 

6 thoughts on “Las “midterm” y la coyuntura nacional

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *